Mägo de Oz + Rarefolk en Sevilla (Cartuja Center)

Mägo de Oz y Rarefolk triunfan a su paso por Sevilla

 

      Pese a que todo hacía presagiar que el camino de baldosas amarillas estaría encharcado a la llegada de Mägo de Oz a la capital hispalense, lo cierto es que la Bruja estuvo de nuestra parte, y el tiempo dio una clemente tregua el pasado sábado día 25 de Enero, para que todos los cimientos de este fantástico evento no fueran deslucidos por las inclemencias meteorológicas.

Y todo ello lo indicamos, pese a que el recinto que habría de ser testigo de las actuaciones de RareFolk Mägo de Oz era el impresionante Cartuja Center de Sevilla, un teatro recientemente inaugurado, (8/03/18) con más de 33.000 metros cuadrados y que cuenta con un amplio escenario muy vistoso y un equipamiento de última generación, así como una platea configurable de nivelación automatizada que permite combinar una gran sala de aforo de más de 2.000 butacas que, a su vez, faculta su transformación, ocultando las mismas, con una capacidad en el foso de unas 4.000 personas, es decir, un espacio para conciertos (y todo los que se les ocurra) de auténtico lujo.

Destacar, antes de entrar al fondo del asunto,  la buena organización de todos los profesionales del Cartuja Center, así como del grupo promotor IDarte/ Eventualia / Río Fest, pues denotamos una gran profesionalidad y coordinación de todos los implicados. Desde Esquirlas de Metal abogamos por mas conciertos Rock/Metal en este fantástico escenario y que, indudablemente hace las delicias del respetable.

Y comentamos la cuestión de la organización del teatro ya que, aparte de la propia del evento, algún tiempo antes del inicio del espectáculo tuvimos la inestimable ocasión de que Txus di Fellatio (alma mater y baterista de la banda Mägo de Oz) nos concediera una entrevista, que dentro de poco estará colgada en nuestra web y en el canal de YouTube «EsquirlasTV-EdeM» y es de recibo remarcar que tanto el staff del Cartuja C. Cite como el mánager de la banda, Mikel, nos facilitaron el trabajo con suma amabilidad y profesionalidad.

 Rarefolk

     Precisamente, por el tiempo empleado en la citada entrevista, no tuvimos la ocasión de ver en su integridad la descarga de los tomareños Rarefolk, pero eso no fue inconveniente para apreciar, desde los primeros compases que escuchábamos a medida que avanzamos hacia el foso del Cartuja Center,  el buen hacer de la banda.

Es innegable percatarse igualmente que se trata de una banda con recorrido, con un puesta en escena bien engrasada y compactada, muy profesional, cuestión que se  refrenda con sus más de 30 años de historia, que han servido para crear un sonido muy característico dentro del folk, sin fisuras.

Pese a que toda la banda mantuvo un alto nivel en lo que sus intervenciones se refiere, pues prácticamente todos los músicos que la componen tuvieron sus momentos de protagonismo, he de destacar los que, a criterio de este redactor me impresionaron más, siendo Rubén Díez al frente su preciosista flauta travesera y una embarazadísima  Leslie Ann, que demostró un magistral uso del violín, sobretodo en sus solos, que me dejó gratamente impresionado.

Destacable igualmente fue la entrega del público a medida de que avanzaba la intervención de los Rarefolk, banda que, no lo olvidemos, es totalmente instrumental y, sin embargo, parecía que el hecho de que no hubiera una letra que el público pudiera seguir/ corear a medida que avanzaban las composiciones, no era impedimento para que se creara, con bailes, tarareos y cuernos arriba, un ambiente de comunidad y hermandad entre los ya casi 2.000 asistentes que, en sus compases finales, empezaban a abarrotar el recinto. Un público, como decimos entregado, que no hace más que confirmar el exquisito hacer del recorrido de la banda.

Impresionante, y en íntima conexión con lo anterior, el sentido aplauso final que el público regaló a los de Tomares. Pudimos comprobar las caras de satisfacción de la banda ante la recompensa por el trabajo trabajo bien realizado y que, desde luego, merecieron.

 Mägo de Oz   

     Antes de que las luces se apagaran, presagiando el inicio del plato fuerte del día, pude comprobar que el recinto daba una sensación de “lleno”, pese a los típicos huecos que iban solapándose paulatinamente. No soy demasiado bueno haciendo cálculos, pero entiendo que, atendiendo a al capacidad de la sala y los escasos huecos que quedaban al inicio del concierto, los asistentes superaban las 2.000 personas.

El escenario, presidido por una gran pantalla en el fondo, justo debajo de la batería, se encontraba custodiado a los laterales por dos estandartes que reflejaban el logo del más reciente trabajo de los madrileños, “Ira Dei”. De repente la pantalla inició su andadura reflejando el camino de parte de los componentes del grupo, desde el “backstage” al escenario, para irrumpir con el logo de la banda. Posteriormente, el clip que fuera estrenado junto con el “videolyric” de “La cantiga de las brujas” nos daba la bienvenida al inicio de la descarga. En este video, con Zeta caracterizado, se nos informa del inicio de la historia que contiene “Ira Dei”, dando paso al primer tema que rompió a escucharse en la noche sevillana, aquel que ha tenido bastante repercusión mediática en tiempos recientes, aún tras años de su publicación, al convertirse en el “opening”  de la serie anime del famoso Youtuber Rubius (Virtual hero) y que pertenece a su vez al primer disco en el que intervino como cantante Zeta “Hechizos pócimas y brujería” : “El Libro de las sombras”. La explosión de un público entregado ya en los primeros acordes nos hacía intuir que sería una fantástica velada y, aunque bien es cierto que hubo algún problema inicial de sonido, fue corregido muy rápidamente por parte del equipo técnico de la banda.

Sin pausa para respirar, comenzó la segunda composición regalada, la primera de su más reciente trabajo “Ira Dei”, llamada “El amor brujo”. Es innegable que muchos de los asistentes teníamos ganas de conocer en directo cómo sonaban los nuevos temas compuestos desde que se publicaran unos irregulares “Hechizos, pócimas y brujería” e “Ilussia” tras la incorporación, no sólo de Zeta, sino también de los nuevos miembros de la banda tras esta “nueva etapa de Mägo”, pues “Ira Dei” parece estar llamado a  ser  el mejor disco de este nuevo ciclo de la banda y, la realidad es que, “El amor Brujo” seguía sonando muy a Mägo de Oz, con estribillo característico y un sonido general que inequívocamente les pertenece; con la siempre destacable intervención de Patricia Tapia. Ya en este punto del directo les comentaba a mis compañeros, que Patri había salido con ganas y que no había perderla de vista…

Volviendo a “Hechizos, pócima y bujería” sonaría “Xanandra”, aquel que fuera el primer “single” de la banda de la citada nueva etapa, que se convirtió en su día en su declaración de intenciones. He de confesar tener la sensación de que, pasado el tiempo, esta canción se ha convertido en un clásico de la banda, encajando más que bien en cualquier repertorio de conciertos que se precie.

La primera composición de “Ilussia” vendría de la mano del que a su vez fuera el primer sencillo del precitado LP, llamado “Cadaveria”. Es innegable que el set list estuvo elegido con bastante tino, trayendo a la capital sevillana las canciones más reconocibles de la trayectoria de la banda, bien fuera por su soporte en forma de videoclips, por el hecho de ser singles o, como comprobaríamos posteriormente, al tratarse de los clásicos que se irían sucediendo a lo largo de las 2 horas de directo, dejando al margen temas “menos reconocibles para el gran público” en los diferentes discos de la extensa trayectoria de la banda y, por supuesto, dando protagonismo al recientemente lanzado “Ira Dei”.

    “Tu funeral”, duro tema vinculado a la violencia de género, fue el siguiente es ser interpretado. Encontré cierta pausa en el público asistente, sin llegar a tener la certeza si trataba a consecuencia de la propia temática de la canción, o bien que el respetable aún no había llegado a conectar con ciertos tracks del reciente LP de la banda, pero este pequeño parón iba a ser contrarrestado en breve…

El que rápidamente denominamos “el show de Patricia” daría inicio con el primero de los temas provenientes de la antigua etapa de Mägo, concretamente de “La ciudad de los árboles”, con el sencillo “Y ahora voy a Salir (Ranxeira)”, que fue interpretado de forma sublime por la vocalista, dando paso a un público rendido a sus pies, que empezó a bailar y a saltar, como en cualquier concierto de la banda madrileña debería ocurrir. Las caras de satisfacción y aprobación se sucedían a nuestro alrededor.

Zeta retomó inmediatamente el relevo de canción fiestera y bailable, brindándonos el que quizás es el tema más divertido de “Ira Dei” que inicia con el cantable inicio de:
“Al calor de algunas cervezas, esperando el día del juicio final, si es verdad que es el fin de la humanidad, que nos pille borrachos de verdad” 

Buena elección la de combinar estos dos torpedos seguidos para hacer que los asistentes, aún algo estáticos empezaran a formar parte de la fiesta.

La preciosista “Hoy toca ser feliz” (por cierto, también sencillo de “Gaia II”) hizo las delicias del respetable. Puedo entender que haya quien que considere que es un tema simple, e incluso ñoño, pero he de confesar que me funciona muchísimo en directo, amén de que considero que tiene un mensaje de positividad que no debería quedarse en la frialdad de un cajón. Además, Zeta se encuentra tremendamente cómodo en este registro y aplica matices a la composición que gustan, y mucho!

La ultra conocida y vitoreada “Hasta que el cuerpo aguante”, del LP “Finisterra” haría su aparición como un obús, empezando a destrozar más de una garganta, que cantaban cada estrofa de la composición, al unísono, sin saltarse una coma. Buena interpretación por parte de la banda, donde se pudo percibir alguna carencia vocal por parte de su frontman en la parte final, echándose de menos aquel agudo final tan característico de este electrizante tema.

   La pista más canalla y simpática que recoge “Ira Dei” es sin duda “La triste historia de Jimmy tiro en el pie”, compuesta por Javi Diez, que sonó tremendamente bien en concierto y que, pese a la novedad de la misma, fue de los temas más aplaudidos y disfrutados por parte del público sevillano en lo que respecta al último trabajo de la banda. Caricatura de canción, muy bien traída al directo y que se disfrutó a raudales. ¡Bravo!

Otro de los clásicos incontestables de Mägo de Oz, pertrechado con un mensaje tremendamente actual y que, sin embargo proviene de un lejano año 2.000, es “El que quiera entender que entienda”. Sin duda alguna, que suene este tema en cualquier directo de  la banda, es garantía de éxito. Es aplicable a muchas de las descargas que habían sonado hasta este punto y las que sonarían, pero es muy destacable ver la cohesión y “buen rollo” que tiene la banda encima del escenario. Se comprueba, en canciones como ésta que están más que cómodos y saben trasladar aquel sentimiento que se transmite al público y que Mägo no debió perder jamás.

Pero, hemos de ser francos. Mientras se sucedían los temas, en muchas ocasiones no podíamos dejar de ver a uno de los integrantes de la banda que más (parecía) disfrutar en el escenario. No importaba si le “tocaba intervenir” o no, pero doña Patricia Tapia era todo un espectáculo sobre las tablas. Rebosaba dinamismo y actividad. Con “Ciudad Esmeralda” la vocalista salía al escenario con garra y dispuesta a defender la primera de las composiciones que son estrictamente “suyas”  (ya que la anterior, “Rianxeira” no fue inicialmente compuesta para ella) con mucha solvencia y desparpajo. Notable intervención.
Y decimos notable ya que, inmediatamente después de la finalización de la citada canción, se iniciaron los primeros acordes de la B.S.O. de Up (“Married life”) que enlazarían de forma soberbia por parte de los teclados de Javi Diez con el “Oh mio Babino Caro” y el “Nessum Dorma” de Puccini y donde, de forma sublime, la vocalista dejó el foso del Cartuja Center de Sevilla en el más absoluto silencio, con un público ensimismado con su interpretación, dejando a más de uno (me incluyo) con la piel de gallina ante su excelsa intervención que, ahora sí, fue sobresaliente.

En este punto, y ya que es la primera ocasión que he tenido de poder realizar una crónica de un concierto de Mägo de oz, he de entrar, pues entiendo es mi obligación, en el manido debate sobre la intervención de Zeta como frontman de la banda, (pese a que su octavo año al frente de la misma lo refrendan con creces para que no se siga hablando más del asunto). No habrá sido la primera (y espero que tampoco la última) vez que lo he visto como vocalista de Mägo de Oz. Es innegable que, en ocasiones, Zeta peca de ser poco dinámico en sus intervenciones sobre las tablas, pero hemos de admitir que cumple como vocalista (y en muchas ocasiones con creces) y que, como dicen por ahí “cualquier tiempo pasado, fue anterior”. Hay registros en los que Zeta se encuentra más cómodo y otros en los que menos y, desde luego, hemos de entender ya a estas alturas que no es un perfil activo frente el público, pero no creo que dicha cuestión merezca reproche a la voz principal de Mägo, ya que, y en estrictos términos objetivos, lo cierto es que el frontman no erró nota alguna en ningún momento. Y me interesa realizar esta concisa disertación a tenor de la balada “Espera en el cielo”, que entiendo es de los registros en los que más cómodo se encuentra al frente del micrófono. Fue una delicia. Preciosa voz, preciosa interpretación. Todo un regalo.

     A continuación le tocaría el turno al que haya sido el segundo single (primer video clip como tal) de “Ira Dei”, llamado “Te traeré el horizonte” que en su versión estudio contó con la colaboración del exquisito violinista Ara Malikian, cuyo buen hacer se echó de menos en el directo sevillano,  y que para quien suscribe es una canción adictiva. Tiene ese “no sé qué que que sé yo” que simplemente te atrapa. Aún me quedaba el refrendo de su versión en directo y he de decir, que personalmente me convence su propuesta y su descarga ante el público me pareció de lo más potente del nuevo ramillete de canciones que presentaba la banda en el Cartuja Center.

“La posada de los muertos” (seguimos insistiendo, también sencillo del “Gaia II”) puso al respetable patas arriba. Éramos conscientes que tras el trasiego de canciones que habían ido sonando a lo largo del directo, paulatinamente, y casi sin darnos cuenta, un nuevo componente “se había ido subiendo al escenario” para ser un integrante más y en este caso, éramos nosotros mismos, es decir, el público.   

Y a partir de aquí, la fiesta: “Molinos de viento”, única composición que sonaría del magnífico “La leyenda de la Mancha”, incuestionable canción a interpretar en cualquier directo de la banda, fue un éxtasis musical.

Estando en este punto, como decimos, la hermandad creada entre los asistentes, que facultaba a muchos de ellos a bailar entre grupos no necesariamente conocidos,  “La cantiga de la brujas” rodó cuesta abajo; no hay ninguna pega a la demostración de calidad interpretativa de Mägo de Oz del que fuera el primer single de “Ira Dei” con una simple salvedad: soy de los que entienden que el tema, musicalmente es soberbio, pero me sigo sonando algo ridículo al cantar ciertos pasajes de la letra que, en mi modesta opinión, no fueron los mejores elegidos por parte de Txus al componerlos.

En cualquier caso, “La costa del Silencio” (primer single del Gaia I) que en su día tuvo una repercusión mediática sin precedentes, sería la penúltima certera saeta  lanzada por los madrileños, que empalmaría, sin clemencia, con el buque insignia de la banda, que no podía ser otro que “Fiesta pagana”, donde, si Zeta o Patri no hubieran cantado, casi que os digo que hubiera dado igual, pues los más de 2.000 asistentes cantaron a pleno pulmón esta última interpretación de Mägo de oz, dejando en el recién estrenado suelo del Cartuja Center sus gargantas, en clara muestra de pleitesía de una banda que triunfó de forma incontestable ante el público sevillano.

Finalmente, y como reflexión, me interesa puntualizar las que, a mi criterio, fueron sonadas ausencias del directo de presentación del que, como hemos comentado anteriormente, me parece el mejor disco de esta nueva andadura de Mägo de Oz, como son “In Eternum”, Suspiria” o la que da nombre al disco “Ira Dei”. Son de las que más ganas les tenía a escuchar en directo, aunque entiendo que habrá más ocasiones, a la vista de las nuevas noticias que nos brinda la banda, ya que, mientras se escriben estas líneas, no sólo ha anunciado 73 fechas de su gira presentación, “Apocalipsis Tour”  sino que además, y por primera vez en su historia, actuará en el emblemático festival “Leyendas del Rock”, en su decimoquinto aniversario, cuestión que, desde “Esquirlas de Metal” celebramos y aplaudimos, al entender que si hay en España grupos que aglutinen todas las aristas del concepto de “leyenda del rock”, indudablemente, uno de ellos, y por méritos propios en Mägo de Oz.

    La banda capitaneada por “Txus di Fellatio” es un grupo que, aun habiéndolo seguido desde hace ya muchísimos años, no deja de sorprenderme: despierta filias y fobias a partes iguales dentro de la comunidad Rock /metal y crea debates en todas las ramas del mismo, incluso ante personas con gustos musicales parecidos, pero que, casualmente discrepan al respecto de la banda madrileña. Creo que aquí es donde está su fuerte. Si son capaces de crear movimiento dentro de la esfera especializada y son capaces de hacer, aun tras toda su larga andadura, que se siga hablando de ellos, es garantía de que están en boca de mucha gente, y no sólo dentro del “mundillo”. Además, es innegable que se encuentran en un destacable estado de forma, teniendo en cuenta que vienen de una larga y extenuante gira con “Diabulus in Opera” que les ha hecho recorrer medio mundo y aun así, siguen dando espectáculo. Lo ocurrido en Sevilla este sábado es un ejemplo de ello. Podrán continuar su larga gira a sabiendas que de que en la capital sevillana y andaluza, el camino de baldosas amarillas se llenó de un público entregado y apasionado con su música, y con ello basta.

    Si quieres saber más sobre Mägo de Oz, os dejamos los enlaces de las dos partes del monográfico realizado por nuestro compañero Pablo “Aliscar” que analiza en profundidad su nuevo trabajo “Ira Dei”, desgranando sus composiciones, desnudando los procesos  compositivos, así como curiosidades (memorabilia) y demás arte, fotos y colaboraciones de clubs de fans como las de Stäy Oz   y otras comunidades latinas, que entiendo os encantarán. ¡Pasáos por la fragua!

Especial Ira Dei, parte 1

Especial Ira Dei, parte 2

 

 

Texto: Antonio J. Álvarez Asencio

Fotografía y edición: José Luis Alarcón Pérez

2 comentarios

  1. Fue un súper concierto después de intentar verlo varias veces en otros lugares y por motivos personales al fin pude disfrutar me lo pasé genial cantando bailando y me llevé dos súper recuerdos, ojalá pudiera ir a más conciertos. Además el tono de llamada tengo la canción de Alza tu cerveza. Gracias Mago de oz.

    • Pablo Aliscar

      Sí que fue un show digno, llenazo y gran ambiente. Nos alegramos de que lo disfrutaras. Te esperamos por la fragua de Esquirlas para que te enteres de todo lo relativo al Rock Metal, y respecto a Mägo, estáte atenta porque próximamente podrás ver la entrevista con Txus.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *