I Festival Rock contra el fascismo

Rock comprometido para que no vuelvan a pasar

Soplete en vivo del ‘I Festival Rock contra el fascismo’, celebrado en la Sala Andén 56 de Burgos el viernes 17 de noviembre de 2023

Rock contra el fascismo se presentó en sociedad en junio de 2021 con un manifiesto al que se adhirieron más de 1.300 colectivos relacionados con el rock; entre ellos, bandas, festivales, oficinas de management y profesionales de la música. Desde entonces, han trabajado para convertirse en asociación cultural sin ánimo de lucro y poder crecer en visibilidad e implantación. Una vez alcanzado este hito, trabas administrativas mediante, se abrieron las inscripciones a título individual y empezó a gestarse el evento que desgranaremos hoy.

En la presentación que tuvo lugar en Madrid a principios de octubre, Óscar Sancho, vocalista de Lujuria, y Carlos del Río, vocalista y guitarra de Los Motores, explicaron el camino recorrido hasta entonces por la asociación y alertaron de que las presiones políticas (con una reciente alcaldía compartida por PP y VOX en Burgos) podían hacer descarrilar el evento.

cartel-I-festival-rock-contra-el-fascismo-burgos

Afortunadamente, no fue así, y el viernes 17 de noviembre tuvo lugar en la sala Andén 56 el I Festival Rock contra el fascismo con la presencia de cuatro grupos nacionales: Deshonra, Zirrosis, Los Motores y Lujuria.

A nivel musical, la cita fluyó como se esperaba: bandas con gran profesionalidad, varias de ellas con décadas de experiencia a sus espaldas, sonido nítido en la sala y complicidad entre ellas. Guiños de buen hacer. A nivel de asistencia, sin embargo, el llamamiento quedó algo lejos de lo esperado: entre ochenta y cien asistentes, una cifra demasiado escueta para la calidad de los grupos que tocaban esa noche; más aún, teniendo en cuenta el aforo de la Andén 56.

Deshonra

Punk-rock desde León

Los primeros en salir al escenario fueron Deshonra, un quinteto de punk-rock con buenas melodías y gran presencia sobre las tablas. Especialmente su frontman, Peel, muy activo durante la actuación. Grata sorpresa a pesar de que solo había escuchado algunos temas suyos desde que anunciaron el festival.

Un repertorio vertebrado por líricas combativas y sonidos rápidos, directos. Desgranaron canciones como «Hijos de un error», alegato para una juventud con criterio, la más reciente «Tu interior» o «Love kills». También la canción homónima que da nombre al grupo, «Deshonra».

Los leoneses aseguraron sentirse orgullosos de ser la primera banda que tocaba en una cita de la asociación Rock contra el fascismo, intercalando entre canción y canción alocuciones al compromiso social y a aportar entre todos para intentar frenar la ola reaccionaria que se ha instalado en nuestro país.

Zirrosis

Imborrables himnos de adolescencia

Zirrosis jugaban casi en casa, y se notó en las ganas que pusieron durante toda su descarga; aunque iban entrando poco a poco más asistentes, los arandinos se encargaron de poner el calor que se esperaba en la platea y arrancaron más de un merecido aplauso.

Hace muchos años que escucho a esta banda de punk-rock, pero nunca los había visto en concierto: me gustaron tanto su propuesta en directo como su conexión con los presentes. Y es que resulta imposible no sentirse identificado con letras como las de «Kaña» o «Cosas que no arrastre el viento», no sentir rechazo ante injusticias como las que narran en «Lidia Falcón» (para la que subió una chica a acompañarles a la voz) o no sentir orgullo cuando ponen música a poemas de Miguel Hernández, como en «Rosario, dinamitera». Y, por supuesto, no estar profundamente de acuerdo con aquello de que «Sobran hijos de puta», faltaría más.

Vale que su disco más reciente sea de versiones, pero sí me pareció excesivo el número de covers que descargaron para ser un grupo con treinta años de carrera. Sonaron canciones de Barricada, de La Polla Records o de Marea; que bien, pero sí eché de menos más repertorio propio. En general, un concierto muy divertido y de gran unión con el público, bajando incluso a interactuar con los presentes en algún momento de la actuación.

Los Motores

Potente descarga repleta de responsabilidad

Carlos del Río, líder de Los Motores, es el presidente de la asociación y una de las personas más implicadas en que todo saliera bien esa noche. Comentaron en la presentación del evento que, incluso, pagó la sala de su bolsillo para que el I Festival Rock contra el fascismo comenzara a rodar: desde aquí, Carlos, MUCHAS GRACIAS.

Los vigueses, otros con más de treinta años de rock a sus espaldas, saben bien de qué va esto. Me gustó especialmente el ritmo de ejecución, alternando canciones rápidas y otras más de medio tiempo, y el juego de luces que hubo durante su actuación, creando una atmósfera de lo más íntima. Sonaron clásicos como «Camino al porrón», «Algún día caeré» o «Si quieres un amigo, cómprate un perro», amén de creaciones más recientes como «Jarra vacía», un merecido homenaje a su vida en el rock.

Durante su actuación también estuvieron presentes los mensajes combativos ante la situación que nos había llevado a todos allí. Y, no en vano, se despidieron con «Revolución», una canción publicada en 1998 cuyo mensaje sigue más vigente que nunca.

Lujuria

Porque todos debemos apelar a la libertad

Y llegó el plato fuerte de la noche, Lujuria, un grupo que he visto una docena de veces en concierto, pero que me sigue encandilando por sus mensajes y su forma de enfocar la vida. Hay pocos grupos más comprometidos a nivel social; y, para muestra, otro botón.

Poco podemos decir de Óscar Sancho y su banda que no se haya dicho ya, todos sabemos las ganas que le ponen tanto en rock como en política. Sus tradicionales apelaciones tuvieron mucho más sentido en esta ocasión, si cabe. Y me consta que son otro de los pilares para que la asociación avance.

Si nos sumergimos en el concierto puramente dicho, los segovianos tocaron grandes éxitos de todas sus épocas, desde la siempre divertida «Escuadrón 69» hasta la reivindicativa «No soy carne de cañón», pasando por otros temas tan conocidos como «Jekyll & Mrs. Hyde», «Dejad que los niños se acerquen a mí», «Ojos de presa» o la versión de «Destrucción», de la banda argentina V8, que incorporaron ya hace tiempo a su repertorio en un homenaje a la hermandad del rock hispanoamericano. Lujuria nunca fallan. Y para terminar, ¿podía haber algo mejor que «Corazón de heavy metal» para ilustrar lo que significaba el evento?

En resumen, una gran noche de rock en la que las cuatro bandas que participaron eran muy conscientes de lo que se estaba gestando con este I Festival Rock contra el fascismo. Están donde están por pura conciencia, que es lo que más falta hace en estos momentos. Escasa afluencia de público, sí, pero nadie dijo que esto iba a ser fácil. El primer paso ya lo hemos dado, pronto vendrán más.

No quería despedir esta crónica sin animaros a uniros a Rock contra el fascismo a nivel individual: son solo 5€ al año y, entre todos, podremos organizar citas como esta y a extender un mensaje de libertad. Ese concepto tan necesario y, a su vez, tan vapuleado en estos días. Justo por eso. Porque solo unidos conseguiremos que no vuelvan a pasar.

¿Más crónicas de conciertos? ¡En nuestra sección Soplete en vivo!

Autor de la crónica y fotos: Miguel Martínez

Un comentario

  1. @metalmasters86

    Sin duda asqueroso que desde aqui se apoye a rock contra el fascismo, una asociacion que abiertamente coacciona, insulta y amenaza a las bandas que no quieren, (como por ejemplo Destroyer 666 o una agencia pequeña dirigida por una chica, los que os haceis llamar feministas) o que no estan en su asociación. una panda de rancios y caducos los cuales no pueden vivir sin la Guerra Civil, os llenais la boca de libertad pero haceis exactamente lo mismo. Todos los que apoyais a esta asociacion estais fomentndo la destrucción de la escena española, la politización del rock y el metal, la coacción a todas aquellas salas o personas que no quieran unirse y la imposición de sus ideas, que es lo que quieren. El rock es para todo aquel que quiera entenderlo, independientemente de sus ideas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *