It´s rock and roll music!

Tormenta: tempestad de corta duración y especialmente violenta.

Tormenta de rock la que nos sobrevino en el teatro y que nos dejó con ganas de más.

     El pasado 28 de octubre tuvo lugar en el Teatro Moderno de Chiclana de la Frontera el concierto de la banda sevillana The Storm; parada dentro de la gira que conmemora sus cincuenta años sobre los escenarios. Y yo no podía dejar pasar esta oportunidad por dos razones: ver a una banda de mi ciudad que siempre se me ha resistido por un motivo u otro, aunque medio los vi en el año 2011(*) y asistir a un concierto de rock por esta zona, cosa poco frecuente.

Concierto Storm

     La cita era a las 20:30. Extratemprano para mí, que llego de trabajar a las 19:40, toca correr, ducha y salir pitando desde Alucina Facinas hacia Chiclana. Me acompaña Fino, guitarrista del grupo de rock&blues The BlueHides. Como era de esperar…el concierto ya había empezado cuando llegamos, no hay tiempo para previa, es en un teatro, sí, lo sé, lo pone en el cartel y las entradas, pero mi cabeza aún no había asimilado que tendría que estar sentada y sin vaso de bourbon en mano. Entramos con toda la discreción de quien entra en el cine con la película empezada. La sala roza el lleno absoluto, quedan libres las últimas filas y en una de ellas nos sentamos nosotros, temía por la visibilidad desde esa zona, pero podía contemplar todo el escenario perfectamente y sin que esas personas altas que se colocan de manera estratégica me impidieran ver nada. El sonido también llega de manera uniforme y perfecta. Solo queda relajarse y disfrutar.

     La balada «Far Away» sonó para darnos la bienvenida, para a continuación levantar al público (entiéndase “levantar” en sentido figurado) con la esperada «El día de la tormenta», canción que pensábamos que tocarían como broche final, pero se nos adelantó. Palmas y coros por parte de los asistentes y yo que no sabía como ponerme en el asiento porque quería bailar. Suena otra balada, «Trilogía», perteneciente al disco del mismo nombre, del cual también tocaron «Señor del viento». El ambiente se empieza a animar al ritmo de «Rebelión» y aunque me hubiera gustado estar en una sala de conciertos, agradecí la oportunidad de que hubiera sido de esa forma, y allí, sentada, poder deleitarme y saborear cada tema, como lo hice con la instrumental «Un señor llamado Fernández de Córdoba», dedicado al que fuera su manager.

Concierto Storm

-¿En qué año aparecieron por primera vez The Storm en la televisión?

     Si hubieras ido al concierto y acertado la pregunta, te hubieras llevado una camiseta de ellos como premio, o tal vez fuiste tú el afortunado.

     Tras este inciso, siguen deleitándonos con temas como «Swedish Woman», «Have a Guess» y «Amigo Joe», todos pertenecientes a su último trabajo «Cyber Dream», que darían paso a la marchosa «It´s All Right». No faltaron las batallas musicales que resolvieron con maestría, el solo de guitarra de Ángel con un vaso de cristal como complemento.

-Querrás decir una púa.

-No, no, un vaso, para luego continuar el solo con la boca.

Concierto Storm

     El solo de la batería a cargo de Diego tampoco dejaría indiferente a nadie, ya que una vez terminó con la batería, esta se le quedó pequeña y continuó aporreando las baquetas en todo lo que iba encontrando a su paso por el escenario, entre butacas y hasta llegar a la mesa de sonido.

No faltaron algunos clásico del rock, como «Smoke on the Water» o «Highway Star», que pusieron el broche de oro a una magnífica noche. Para mí fueron un redescubrimiento, los disfruté como una primera vez y espero que haya pronto una segunda.

     La otra sorpresa de la noche vino de la mano del Hombre Pantalla, a quien tenía ya olvidado dado que ya no puedo asistir a conciertos con la frecuencia de antaño. Nada más aparecer frente al escenario me hizo transportarme a aquellas noches de conciertos en mi añorada Sevilla.

Hombre Pantalla

Mi amigo Fino, quien los viera allá por el 1979 en un pueblo de Alicante, coincidiendo con el lanzamiento del disco «El día de la tormenta», también ha querido contribuir a aportar su opinión de lo que ocurrió en el Teatro Moderna la noche del 28 de octubre:

“Los hermanos Ruiz, fieles a su estilo, demostraron que aún siguen en la brecha. Esa guitarra de Ángel manejada con buenas manos demostró su clásico estilo inconfundible de este guitarrista que saca su sonido peculiar a las seis cuerdas con naturalidad agresiva y sutil cuando de baladas se trata, acariciando cuerdas y mástil con muy buen gusto y deleitando a sus seguidores.

Su hermano Diego no se queda atrás, imponiendo el ritmo clásico en los temas del grupo, sólido y marcando perfectamente las partes. Decir también que sus solos de batería no dejan a nadie indiferente, ya que los vive y transmite su pasión al público.

José Ramón, serio con el bajo y al unísono con su compañero batería. Destaca su voz con desgarro heavy.

El teclista, Muriel, muy bien, jugando con los solos de Ángel y saliendo airoso de sus pruebas, demostrando que tiene estilo”.

     Todo un acierto por parte de la discográfica CincoLunas y de la Delegación de Cultura del Ayuntamiento de Chiclana el haber organizado una noche de puro hard rock.

Y así fue como viví el concierto de Storm en el Teatro Moderno de Chiclana de la Frontera.

Mia Wallace.

(*) En 2011 Storm tocaron como cabeza de cartel del festival solidario Rock por Palestina, junto a Celtas Cortos, Ska-p, entre otros. En algún momento de la tarde-noche alguien pensó que sería buena idea robarme la cartera. Así que tuve que irme a comisaría y proceder con todo el protocolo. Eso fue un 25 de febrero y el día 28, dos guardia civiles motorizados, llamaron a mi puerta a primerísima hora de la mañana, preguntando por mí. Tenían mi cartera, era festivo y decidieron dar un paseo hasta mi pueblo, palabras textuales. Había aparecido detrás de un váter en un bar de la carretera de Málaga. Era de esperar que se hubieran quedado con el dinero, pero lo que más rabia me dio fue perder la entrada de taco del concierto de Burning Kingdom que tocaron junto a Katie King en la Sala Zeppelin Club, actual Sala Fanatic.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *