Monográfico C.O.F. Parte 3 y fin.

“From Midian to the Crypt”.

Especial Cradle of Filth, parte 3.

Aquellos que nos ofenden, cuidado con las sombras del anochecer, porque sabed que la vida de toda carne es la sangre, y la sangre es eterna, como la oscuridad.

    Hail, Filthy! Nos honra vuestra presencia por estos lares. Última entrega de la triada vampírica suprema. Para esta última singladura contamos con todo un arsenal de recursos para apoyar un contenido único que culmina aquí, repasando los nueve álbumes posteriores a los que la gran mayoría de la fanaticada considera los tótem, los incunables de los de la cuna de porquería (“Midian” es tótem pero cae en esta tanda).

Por si os incorporáis a esta postrera travesía maldita, os enlazamos a la primera parte del monográfico y a la segunda. Deseamos que hayáis disfrutado de su lectura y si os ha servido para gozar de Cradle y su obra, será toda una satisfacción.

     ¿Cómo voy a enfocar esta última reseña barroca? Revisaré todos los álbumes de estudio desde “Midian” hasta «Cryptoriana – The Seductiveness Of Decay”, dejando al margen recopilatorios y directos.

Mi idea original era centrarme en los cuatro discos que me parecen lo mejor en esta etapa pos tetralogía C.O.F. y del resto citar las canciones que me resultan de más calado con algunas notas y pinceladas pero ¿qué ocurre si reescuchas y dedicas tiempo a material no tan familiar, o menos predilecto? Pues que vas captando matices, descubriendo o redescubriendo canciones, obteniendo nuevas sensaciones, matizando opinión primigenia (no siempre, pero sucede). Así que finalmente, de todos he comentado y a todos les he trazado un texto versado, narrativo/poético, acorde a las letras y la idiosincrasia compositiva de Maese D.F. e.h. MMXXI, recreando pasajes y ambientaciones C.O.F.

     Espero os guste, nuevamente o por vez primera , y que sigamos hechizados por los conjuros del genio de Hertford por muchos años más (afortunadamente sabemos que en su grimorio mágico ya tiene la receta de un nuevo encantamiento de nombre “La Existencia es inútil”)

     Tras experimentar la más grande de las sevicias con…

     Llega…  

“From The Cradle To The Enslave” (1999)

     Tras la tetralogía de órdago les llegó un éxito mundial descomunal. El reto se antojaba ahora titánico. Igualar o superar tales obras sería empresa difícil.
El mini elepé “From the Cradle to the Enslave” salió un año antes que el disco de las criaturas moradas emergiera de las profundidades y causó gran impacto. Fue una manufactura con palpable subidón comercial. Se habló mucho en su época de esta mini entrega, y sí, también por supuesto que por el consabido clip (os dejamos el visionado de la versión cesurada pero aquí podéis ver la buena…)

     El single, de título homónimo al del álbum, me desconcertó bastante, quizá por ese inicio tan electrónico, por las pintas de los músicos, el clip en sí… Luego también por lo ecléctico del material con las versiones, la regrabación del “Funeral in Carpathia…” y la bizarrada del “Pervert´s Church”, que descolocó a todo fan y profano, un After-Hit, un pim-pam-pum tomalacasitos que hubiera inundado de bilis las redes si hubieran existido.

Como casi una constante que será, os enlazo a reseña espléndida, por divertida y con criterio (web muy recomendada).

Otro infierno de bestias liberadas… bajo la tierra.

"Midian" (2000)

Voces, susurros, estridencias, pulso acelerado y esa cantinela tenebrosa e inquietante en forma de música que es ya familiar… Todo alrededor se ralentiza por unos instantes pero, en lo que tarda en reaccionar, la estancia comienza a tambalearse, los objetos impactan virulentamente contra el suelo, el caos impera. Un sudor frío le recorre una a una las vértebras. Se abate en el sillón, febril. Visiones acuden a su cansada mente, débil. No atisba el agujero infernal que empieza a abrirse a sus pies. Una nueva dimensión emerge, donde habitan los monstruos y los tormentos cesan para algunos…

    Respecto a “Midian”, debo comentar que creo que está en la línea de grabaciones anteriores. Es un álbum muy digno, notable, quizá menos enrevesado, barroco y recargado que sus predecesores pero ganando en melodías y estructuras más accesibles. Son los Cradle bien considerados, conservando su estatus, eso sí, un escalón por debajo de la tan traída tetralogía, con menos carga de los elementos góticos estrictamente considerados.
Recuerdo que me entró a la primera y de “pe a pa”. Ello es muy significativo del rumbo que iba a coger la banda. ¿Significa eso que perdieron fuelle, originalidad o autenticidad? En mi opinión, para nada. Conservaron su identidad, su sello, su propuesta dentro del Metal Extremo con marcado trazo de lo gótico y demás elementos característicos.

     Esta quinta obra es considerada por muchos adeptos/as como la última joya de la formación inglesa. Es común encontrarse con ex seguidores/as que te dicen “fue el último disco al que seguí la pista, ya luego…”
¿Temas con los que me quedaría? Responderé dándole la vuelta a la pregunta. Dejaría fuera al tema cierre, “Tortured Soul Asylum”; es digno, pero no me convence como para meterlo en el saco de lo magno.

¿Alguna característica a resaltar en comparación a otros discos previos?
Creo que el tratamiento de los teclados. Las estructuras me parecen pensadas para dotar a sus partes de un aire menos gótico como había sido tónica anteriormente; se gestaron, no todas eso sí, en consonancia con la temática o trasfondo del cedé, un intencionado giro hacia la ciencia ficción, lo fantástico, lo increíble, lo inexplorado, la mente humana, para recrear lo onírico, el “mundo monster”.
Algún solo de guitarra se cuela por ahí, cosa que era poco habitual.

Extracto del DVD "Heavy Left-handed And Candid" (Nottingham, 2001)

¿Similitud con lo anteriormente publicado que me haya llamado la atención?
Diría que el corte “Tearing The Veil From Grace”; en su inicio veo potencial para haber encajado en la época “clásica”. Mismamente aprecio eso en el tratamiento de coros femeninos y su conjunción, ensamble, con la tétrica voz de Dani. Algunas teclas rememoran igualmente ese sonido de sus primeros trabajos.

Vamos ahora a aportar alguna información relativa al “Midian”, el lugar donde habitan los monstruos en el libro “Cabal” de Clive Barker. El cuarto elepé de Cradle es de tipo conceptual y está inspirado en ese ejemplar.

     Citaré algunos datos relacionados con este lanzamiento como que el mencionado libro cuenta con una versión cinematográfica titulada “Nightbreed” (“Razas de noche”).
En tres de los cortes del disco Dough Bradley, actor mayormente conocido por el film “Hellraiser”, pone al servicio del guión dramático su singular voz terrorífica, narraciones en: «Death Magick for Adepts», «Her Ghost in the Fog» y «Tortured Soul Asylum».
El artista seguiría colaborando en subsiguientes trabajos del grupo como en “Nymphetamine”, “Thornography” y “Godspeed On The Devil´s Thunder”.
Vamos con curisiodades de algunas composiciones. El título del tema “Amor e Morte” está en portugués. La canción «Cthulhu Dawn» invoca al personaje del escritor de horror H.P. Lovecraft y a su obra “Mitos de Cthulhu”. «Swansong for a Raven» del disco “Nymphetamine”, es la secuela de «Her Ghost in the Fog». La obertura de «Lord Abortion» es una cita de la película “Brazil” interpretada por Toni King, la esposa de Dani Filth, que dice así: “Care for a Little Necrophilia? Uuuuhm?” (“¿preocupado por una poco de necrofilia?”)

     Por último, destacar el videoclip promocional del que seguramente sea el mejor tema de “Midian”, “Her Ghost in the Fog”, que fue parte de la banda sonora de la peli “Ginger Snaps”, donde aparece el actor David McEwen. Aquí podéis ver esta maravilla:

La maldición orquestada.

“Damnation And A Day” (2003)

El Destino no debió interponerse. Maldigo nuestra suerte, Amada mía, y tras asumir lo trágico comprendí sólo entonces que fuiste una bruja, Eva, mi Hechicera. Lloré hasta que las lágrimas se tornaron oración fúnebre y funesta. Ella me había jurado fidelidad con sangre; nos dijimos no separarnos nunca, no fuera ser que el cielo celoso nos robara el corazón.

     Hasta ver la luz su siguiente larga durada pasaron tres años. Para cuando “Damnation And A Day” apareció en los escaparates, habían comercializado hasta cinco productos Cradle: el EP “Bitter Suites To Succubi”, el DVD “Heavy Left-Handed And Candid”, el single “No Time To Cry” (versión de The Sisters Of Mercy), el recopilatorio “Lovecraft & Witch Hearts” y el directo “Live Bait For The Dead”.
¿Demasiada dispersión? ¿excesivo tiempo entre disco y disco de estudio? ¿continuos cambios de formación que merman estabilidad y creatividad? ¿influyó algo el pasar al roster de una major como Sony?

La maldición se alarga durante ciento diecisiete minutos casi, distribuidos en 17 tracks, con 5 canciones sobre los dos minutos de duración, 2 de ellas instrumentales. Material sonoro de arriesgada apuesta.
El caso es que cierto segmento de fanaticada abandonó su apoyo fiel y me atrevo a decir que realmente está bastante por debajo de la pentalogía (“The Principle…” “Midian”), firmando eso sí un puñado de canciones de buena forja.

     Primer álbum grabado con apoyo de una orquesta real, la Budapest Film Orchestra and Choir. Soy de quienes piensan que “Damnation…” supuso una ruptura, un antes y un después en su carrera. Fui de los que les perdió parte del rastro tras “Midian” e intercambiando opiniones con amistades que en su día siguieron a los Cradle, muchas me confirman lo mismo. Es la sensación que tenía y tengo, aunque claro, otros tendrán otra opinión al respecto, respetable igualmente.
En lo musical la obra se divide en 4 partes. ¿Acertada la apuesta por la orquesta?

“No veo en estos Cradle `orquestales´ un punto diferenciador que les aúpe a otro nivel. No les hace falta esta versión de esmoquin y batuta para constituirse en la mejor de las cunas inmundas.”

Ilustración del artista Ghoulish

     La voz del actor David McEwen, que apareciera en el clip “Her Ghost In The Fog”, está presente en diversas narraciones de tono añoso (no les veo yo el atractivo de la de otras grabaciones)
¿Temática, trazo conductor del álbum? Beben del manantial de “El Paraíso perdido” del poeta inglés John Milton salvo en dos temas, uno de ellos “Babalon A.D. (So Glad For The Madness)”.
En la faceta visual del grupo, alguna sorpresa, creo que válida, y es precisamente en este último tema citado donde se aprecia cierto giro, con ese vestuario moderno contemporáneo, de ejecutivos agresivos depravados dando vida a personajes sacados del polémico y censurado film “Saló” (del director italiano P.P. Pasolini) aunque en época más actual, inspirado a su vez en una obra del Marqués de Sade.

     La imagen de la banda también cambió, como digo, viendo vestuario más gótico en contraposición con su música que perdió acordes y partituras de este estilo. Vimos mechas de colores, rastas en la cabeza de Dani (evidentes en el clip “The Promise of Fever”) y cuero plasticoso en indumentarias promocionales.

En cuanto a la portada e interior del compacto, bajo mi consideración, pierde marca de excelencia. Esa seña de identidad asociada indisolublemente a lo visual, al arte gráfico, a las portadas, no alcanza en esta (y sucesivas entregas) el nivel exhibido anteriormente.

     Me parece la menos acertada, por decirlo suavemente, de toda su historia, peleando duro sin duda con la cubierta del “Godspeed On The Devil´s Thunder” (de esta ya hablaré). El arte gráfico interior juega con diseños a ordenador bastante pobres y oscuros que no se aprecian, vamos, como el la figura maldita de la tapa (vale, el grafismo en 2003 era de parvulario)

Del tracklist del álbum, señalo con el dedo las siguientes maldiciones:

1) “Babalon A.D.”
2) “Mannequin”
3) “An Enemy Led The Tempest”
4) “Hurt And Virtue”
5) “The Promise of Fever”

La inmunda adicción.

“Nymphetamine” (2004)

Fuimos aguja y metal inyectando mal en vena. Nunca me dejes, mi Musa Ninfetamina.

     Esta nueva y diligente entrega (un añito después del último) sí que me parece un lanzamiento a la altura de los Cradle los mejores tiempos, los iniciales. Cuando lo escuché pude constatar esa calidad inherente al grupo de D. Filth & Others.
No es disco conceptual. Dispone historias sueltas pero como siempre la figura de la mujer maligna representada por mitos/deidades como Medusa, Némesis… está presente.
Álbum muy HEAVY, repleto de melodías Maidenescas y del Heavy ´80. Como leí por ahí, se metamorfosearon en “Maiden of Filth”.

     En cuanto a colaboraciones se refiere, volvemos a encontrarnos con la grave voz de Doug Bradley en varios pasajes, la sin par de King Diamond en “Devil Woman” y la cándida de Liv Kristine en una colosal “Nymphetamine”, en sus dos vertientes, una más contundente con la coletilla “Overdose” (sobredosis) y otra, bonus track, con “Fix” añadido al final (monodosis), de tiempo más reducido y melosa en tonalidad.
Tan del gusto (y originalidad) del bajito excéntrico inglés, el título del álbum vuelve a ser una híbrida invención que combina los términos ninfomanía y anfetaminas. Parece que Dani quiso hacer mención al grado de adicción en el plano sexual que se puede llegar a padecer por una amante.

Fotografía de Matt Lombard

     He engastado letras originales y texto propio intentando recrear la naturaleza del álbum, con una selección de temas que considero mejores:

“Una sonrisa perenne, vertical, estirada, fina habitualmente aunque puede adoptar múltiples formas, puertas de nuestro querido infierno, placer botonado. Te quisieron preso pero siempre fuiste libre, ¡Oh Coño Dorado!”

“Negro es mi corazón. Soy Némesis, furia que emerge de las profundidades del Averno.
Maldije su linaje y juré venganza eterna cuando se cerraron para siempre los ojos de mi Luna, ¡Aniquilación total!
Clamo Justicia y no será divina. Incendios se expanderán por todo el mundo. Soy tu enemistad más mortífera.”

“Gotas de un perfume que embriagan a cada inspiración. Extenuante amante que seca la piel con sus labios de sangre oscura, caderas hipnóticas y miradas luctuosas a la par que seductoras.
Fuiste mi perdición, mi engaño, Oh Gabrielle.”

“Aquel canto parsimonioso, un paseo envuelto en opiáceos, un vaivén en un estanque ficticio.
Una rosa bajo la lluvia con sus espinas negras. Eran tus uñas que desgarraban mis venas generando una adicción vampírica que me arrastraría a la tumba.
Éramos aguja y metal inyectando mal en vena. Nunca me dejes, mi Musa Ninfetamina.”

“Busco el fuego interior, festividades paganas que invocan rituales y raíces. De costa a costa, Imperio, antepasados, esperanza y gloria. Un nuevo despertar para mi tierra. Fuego Inglés.”

“Guardo un pequeño y soez secreto bajo llave. Inmundo, nauseabundo pero gratificante. Debo protegerla, a Ella, La Reina de los Muertos, Perséfone perlada.”

Dani y Liv Kristine, ninfetaminados.

Para acabar con este plástico, me rindo al poder seductor y de retórica cum laude del Sr. Cuericaeno de la web www.elportaldelmetal.com

Aquí os dejo su suculenta y espléndida reseña.

Una corona envenenada.

“Thornography” (2006)

El tallo seco, pétreo, con ocres y puntiagudas espinas, enrevesado maliciosamente y de forma malhadada. Sobre su regazo reposa la cabeza sin vida del Mesías, dulcemente sostenida por Ella. Protectora frente a miradas curiosas e impertinentes, de una Fe ciega que fue azote de lo profano y lo pagano, se revuelve contra su origen jesuita infundiendo Mal, un símbolo de opresión, canto fúnebre infernal.

     Es sin duda el disco que menos me ha llegado, claro que esto es una opinión personal. Habrá quien flipe con él. Lo noto plano, lineal y algo insulso, salvando un cuarto de puñao de canciones espinosas.
Sobre la temática, se sabe que, en otra inventiva uniendo palabras/conceptos, hace referencia a la obsesión por el pecado de nuestro género, el humano; igualmente se menciona el vocablo autoflagelación, la autodestrucción, teniendo la corona de espina una simbología dual, protectora de cosas sagradas y secretos por una parte y por otra instrumento de mal y odio contra lo sagrado, versus Dios. De ahí el título de “Thornography” que algo se refleja en al arte plástico de la cubierta (otra firma que no me cuaja, sí la versión “Deluxe”, más hiriente y visual)

     La cuestión es que el otro tema que suele reiterarse en sus letras vuelve a aparecer: lo antirreligioso, con ese gusto por el deseo carnal ligado a la cruz.
Musicalmente seré escueto porque considero que es el aporte discográfico menos logrado de su carrera. La valoración que hago es la de un cedé sin musas oscuras, falto tan siquiera de un corte atrayente culmen, con escasa inspiración, sin el refinamiento y calidad de otras creaciones.
A fin de cuentas, extraigo las siguientes espinas de una corona no marchita pero sí nada lustrosa:
“The Byronic Man”, homenaje a otra inspiración del romanticismo británico, por ser otros Cradle; pieza armónica, con tesituras muy accesibles, de tonalidades góticas y con la colaboración del vocalista de HIM.
“Lovesick for Mina”, que sí recuerdan a los Cradle genuinos, porque el álbum en general se aleja bastante de su esencia.
“Rise of the Pentagram”, con ese vaivén de violines hermosos y un pasaje instrumental excelso de lo mejor de la entrega disquera.
“Under Huntress Moon” donde nos obsequian con ciertos riffs de guitarra que me recuerdan a sus hermanos los tugas de Moonspell (será que giraron tanto juntos que se pegan cositas…)

El Paladín demoníaco.

“Godspeed On The Devil´s Thunder” (2008)

Un verdadero Paladín, culto, refinado, de buena posición. Un emblema para su Francia natal. Todo para satisfacer la voluntad divina. Acero y fuego contra los infieles y herejes. Batalló en nombre de la cruz, siguiendo la estela de la Gran Arco, azote femenino, quizá su gran amor… Y cuando ella fue traicionada y ejecutada por su Madre, la Iglesia, el pobre Gilles enloqueció, fue su fin y el principio de una condenación para docenas de infantes inocentes.

     Octavo Long Play de los ingleses, basado en la figura de otra maldad suprema, otro despiadado ser como la protagonista del “Cruelty…” pero nacido un siglo antes.
Guilles de Rais y la noble húngara podrían haber sido compañeros de fechorías…

¿Qué propuesta nos presentan C.O.F. en esta nueva Opus?
Bru-ta-li-dad, en forma de composiciones mucho más contundentes y sobre todo, por encima de dureza, ve-lo-ci-dad, con la batería como gran protagonista (celeridad endiablada y, ojo, repertorio, toda una master class)
No quisiera continuar sin confesar que antes de realizar el reportaje este “Godspeed…” apenas pasó por mis oídos como un disco simplón. Sin embargo las baterías, el tono masculino de Stephan Svanholm (que parece multiplicarse; sienta bien a la producción, la oxigena) y el reescucharlo atentamente, con apuntes leídos en alguna reseña, ha hecho que cambie algo de opinión: es una creación digna que descubre a una banda rehecha, salvaje y enérgica. Sin ser de mis favoritos sí que lo he reconsiderado.

     Calderos de aceite hirviendo, catapultas potentes, caballería pesada, nueva y contundente pegada gracias a una nueva incorporación a las filas de la agrupación Filthy: Martin “Marthus” Skaroupka, tipo que sigue en la actualidad golpeando las estrofas que el diminuto  declama.

La segunda composición, “Shat Out O Hell” (salido del infierno, podría traducirse), creo que bien podría ser el paradigma de canción y letra del álbum. Contundencia y rabia a degüello sin descanso y por otro lado los ejes vertebrales, seminales, de la vida y obra (sádica, cruenta) de Gilles, «Rey de la Sevicia», porque resume su formación y carácter (guerrero y erudito), el devenir de sus acciones y sus consecuencias (locura, ruina, atrocidades, ruptura con su Dios), el roce con su “amada” Juana de Arco, lo que supuso su figura para su país (una profunda cicatriz, la marca vergonzosa del terror y lo insano).

     Siempre me gusta hablar del arte gráfico. Las ilustraciones del disco no son de mi gusto pero sin duda otorgan asterisco de distinción al conjunto.

Temas que me resultan más destacados:

“Shat Out Of Hell” (ya apuntado el por qué)

“The Death of Love”. Muerte de Juana de Arco, fiel compañera de armas y batallas cristianas, a quien admiraba al parecer. Diálogo entre ambos donde se cuestionan sus posicionamientos espirituales. No es difícil hacer un símil musical compositivo entre esta pieza y “Nymphetamine” (FIX en especial). Dos zafiros engarzados, belleza pulida.

“Tragic Kingdom”. Coro masculino muy bien engastado, dota a la pieza de ese plus de esplendor. En ella encontramos nuevo solo de seis cuerdas, no muy habitual en la banda.

“Honey and Sulphur”. Miel y azufre. En lo musical, otra animalada. Descolla otra vez el papel tenor y la celeridad imperante en todo el trabajo, con apenas florituras. En el plano visual, el videoclip que acompañó a la canción cumple su función aunque no creo que sea de los mejores.

“Godspeed On The Devil´s Thunder”. Fuego cruzado entre galeones, cañonazo de composición. Nada más por la tralla que mete debe ser pieza a destacar.

     Como anécdota o curiosidad, es el único sin fotos de la banda en el libreto.
Por otra parte, las voces en off vuelven a pertenecer al famoso Dough Bradley “Pinhead”, que como jocosamente apunta en sus reseñas Cuericaeno debe tener un colchón en el estudio para ser requerido en cualquier momento y meter la narración de marras…
Otra voz que encaja por el contexto del disco, pero esta vez nueva, estrenada, es la de la hija del propio Dani Filth, Luna. Es quien abre el track “Darkness Incarnate”.
El título completo del álbum es “Godspeed On The Devil´s Thunder – The Life And Crimes Of Gilles de Rais”.
Es el primer larga durada que no incluye instrumental.

Un collar para Lillith.

“Darkly, Darkly Venus Aversa” (2010).

Yo soy Ella, Lillith, la Venus perversa, Primera infractora (de la Ley Divina), mujer libre, quien no debe obediencia a nadie, socorredora de demonios. Esta noche vengo a por ti, mortal, y te mostraré mi poder. Contra la inmundicia cristiana se erigió Ella, la que fue expulsada del paraíso. Arriba deslumbrante y fiera, cimitarra empuñada rabiosamente para cercenar cabezas ancoradas.

     Parece que fue la versión o respuesta femenina a un masculinizado “Godspeed…” y que fue concebida como una historia original con referencias a la mitología griega y la causa de los Templarios. «Se trata de la reaparición de Lilith en la sociedad moderna como una deidad” según Sir Filth a declaraciones al Metal Hammer de la época.

Inicialmente tenía un título que fue descartado en última instancia llamado “All Hallows Eve”.
Por otro lado, decir que este volumen homenajea al desaparecido Peter Steele, muerto meses antes de ver la luz esta misteriosa novena cuna.

     Ya el inicio, con unas corcheas bien reconocibles y un discurso aguerrido, directo y en boca y figura de mujer, Ella, deja bien a las claras las intenciones de esta nueva partitura, que entronca con los Cradle más sinfónicos, góticos, sensuales y melódicos, como en “Nymphetamine”, “Damnation” o “Midian”, dejando atrás a unos más salvajes y lineales del anterior “Godspeed…”.
Estos son los C.O.F. que me seducen más, le plus baroque, los que emplean estructuras y dinámicas más armónicas, equilibrando barbarie y melodía, en un carrusel de emociones dramáticas, de tensión, horror, erotismo y oscuridad. Y con “Darkly…” creo que recuperan esa senda que los hace únicos.
Un gran trabajo, desde el más que digno artwork (que mejora a mi modo de ver los exhibidos desde el «Midian»), pasando por las demás ilustraciones del booklet o el videoclip de “Lillith Immaculate”.

Ella era Victoria, la Reina del Invierno entronizada, la concubina cainita, una noble pecadora, monja de hábito astral. Seducirá al inocente Isaac, a quien colocará el Collar de Harmonía de dos serpientes entrelazadas, propiciando su maldición. El roble maldito meció con soga el cuerpo casi sin vida de Isaac, un fiel discípulo, de sus caprichos y deseos oscuros. “Ella vino a mi, como vendrá a ti”.

     Vuelve a aparecer, si es que alguna vez se desvaneció, el recurrente tema de lo antirreligioso y la feminidad elevada a deidad, la belleza deslumbrante y el poder del sexo femenino.

Conceptualmente Lillith y sus escarceos malignos me han recordado al “Cruelty…”, porque incluso llega a citarse a la condesa sangrienta, se emplean términos y frases relacionados y, claro, el trasfondo huele y sabe a esa temática constante del grupo durante toda su carrera, comentada en el párrafo anterior. ¿Manida, cansina? En mi opinión, no. Todo lo contrario, atrayente y adictiva, porque además, y sobre todo, siempre lo hacen de forma original. Aquí podéis haceros una idea del álbum, con reseña de otra web distinta.

De soslayo menciono el EP “Evermore Darkly”: bellísima pieza romántica la portada, con un par de temas nuevos, material bizarro y un DVD muy curioso.

Es inútil resistirse, es el engendro del amor y de la guerra. Perdóname padre, porque he pecado. Me susurró cosas terribles, volvió a seducirme, ¿cómo resistirse? “¿Qué tienes que decirme, querido?” “No soy tu esclavo, no eres mi salvadora” “Pero, Isaac, soy la única. Sólo me tienes a mi, y eso lo es todo.” Me promete amor eterno. Se alzará con sus alas negro azabache, más allá de la undécima hora.

Once Upon A Beast Crime…

“Manticore” (2012).

“Érase una vez un crimen, todo un Bestiario. Criaturas abominables, algunas mitad bestia mitad humano, otras engendros que jamás nadie pudo imaginar.
La muerte me estrechó la mano. Me conocieron como “El Aborrecible” y fui la génesis de una plaga por estallar: los enemigos de la raza humana. 
Orgías y ritos paganos, el Infierno viene arrastrándose. Los horrores están reservados a quienes anhelan nuevos pecados. ¡Para tu vulgar deleite, simple mortal!

De lo ilícito y otros placeres, cuando el amor asesina. La bestia encontró nuevo aliento.
Y arriba la más representativa del Pandemónium, aquella que escupe púas, un dardo envenenado que susurra candor y miedo a la par, el aliento del Armagedón, una bestia devoradora de seres humanos y símbolo de tiranía y opresión, el Mal en sí mismo, La Mantícora.
Y como en un cuento clásico de hadas el destello hace acto de presencia; restos de escarcha sobre plumas de oca, donde ella solía dormir. Esparcía hermosura. Su fino rostro cincelado en mármol apenas se distinguía del blanco alabastro de la tela de su almohada.

Sheol construye su Golem; pies de barro, alma rota, vida artificial. Es el Onyx.
Lastimosa tarde. Neblinosa, con nubes grises salpicando charcos. Mi sombra vaga buscando su tumba y en mi bolsillo tanteo el relicario donde guardo el anillo y uno de sus mechones, junto a la yerbamora… Marie, pálido fulgor.
Me evado nuevamente. Salto al cosmos antiguo aliándome con los Titanes, quienes regresan en tropel para ofrecernos un segundo Edén, el definitivo. Doy la bienvenida a su retorno. El tiempo de la Humanidad ha terminado. En el Día del Juicio Final estaré de su lado.
Pero antes de esa hecatombe, llega la tentación, en el Monte Quarantania, donde Satanás tentó a Jesús. ¡Dáte un capricho!, solo los necios lo rechazan. ¡Sucumbe a esto!

     Muy anecdótico que el line up sólo estuviera compuesto por 3 músicos, la única vez en este formato. Último álbum con Paul Allender. Introducen nuevamente el concepto de bestiario, una colección de historias sobre monstruos, que podría tener cierta similitud con “Midian” en este aspecto, pero analizadas las letras la sensación que tengo es más de estar ante una caja de madera noble con engastes de terciopelo y piedras preciosas, con una rosa rojo escarlata dentro… pero en esa caja hay un doble fondo de donde saldrá un engendro, una quimera, un horror. En palabras menos rebuscadas, pluma gótica, escritura romántica, canciones que versan sobre amor muerto combinado con criaturas horribles. Quizá suene a ya leído, narrado y escuchado, a historias ya contadas y personajes presentados… puede que este sea el déficit de este álbum, pero por otra parte, es la idiosincrasia de Lord Filth, es su manera de escribir, de tejer música, y también gusta, obviamente.
Me puede recordar instrumentalmente, en estructuras, a “Midian” o “Nymphetamine”, con un registro más mortal de Dani “crascitador” Filth, con sus afiladas cuerdas pero también con partes más claras, entendibles para que nos hagamos una idea.

En este link, para una lectura más profunda, reseña al uso.

La excepcionalidad de Line Up de tres miembros.

Martillo redentor. Vuelve la magia.

“Hammer of the Witches” (2015).
Fui todo tuyo, tuyo inmortalmente. El rito invocando la magia más oscura que puede haber. El juicio vino de lo alto, ¿qué te hemos hecho, Madre Tierra? Fuimos desflorando a la doncella y desagradando a la Diosa. ¡Mienten!. Ella está viva, bajo el hielo yace, late. Las llaves entrecruzadas del Santo, de ígneo hierro, chamuscan la piel de la acusada. Pagará por ser libre y contravenir la moral imperante. Una de esas brujas es Mircalla, la vampira a mi lado, esa perra malvada, el coño dorado adorado. En el horizonte, hordas de peregrinos se dirigen a Belén, guiados por la espada cruzada. Hay que aplastar la media luna, Deus Lo Vult. Sin embargo, siempre existirá un reducto humano dispuesto a liberarse del yugo del que dicen es el Hacedor. Ellas fueron mártires, las primeras.

     Ya no están Paul Allender ni David Pybus y con nueva formación la banda se oxigena. Nuevamente transcurren tres años entre disco y disco y ello junto al cambio en el seno interno parece que repercute muy favorablemente en la composición de lo que será un magnífico álbum, podría decir bajo mi perspectiva que un renacer de los de La Orden del Dragón.
Veo y oigo a unos Cradle de nivel de antaño, recuperando parte de aquella excelencia de segunda mitad de los ´90.
Ya no nos encontramos temas sueltos de calidad como creo que les ocurre en otros trabajos, algunos notables. Sin embargo este álbum, entero, tiene ese marchamo.

Habría que hacer alusión al título del álbum, relacionado con el “Mallus Maleficarum”, el conocido “Martillo de las Brujas”, aquel terrorífico y macabro manual de “enjuiciamiento” y tortura aplicado a quienes contradecían la moral religiosa imperante y practicaban la brujería, principalmente mujeres (libro cargado de misoginia y sexismo). Una auténtica “guía matabrujas”. Ellos toman prestado el concepto y le dan la vuelta, lo invierten como a una cruz cristiana.

Incidiendo en la renovación del line-up, se nota una barbaridad la vuelta a las dos guitarras, en especial en lo tocante a los solos y melodías (esto se hace más patente cuantas más escuchas metes al plástico)

     Resalto igualmente el inicio de la relación con el pintor/ilustrador Arthur Berzinsh. Remarcaría la idoneidad y lo acertado de esta decisión, de encargar portada y grafismo del libreto al artista letón. Una maravilla sus ilustraciones, ese realismo marcado, esa combinación, contraste y gama de colores, esa sensualidad de la que dota a su obra, no solo en la colaboración con C.O.F.
Su participación es otro motivo para rescatar esa magnificencia del grupo de la que hablaba, porque su arte encaja a la perfección siendo el compañero perfecto de la nueva propuesta musical.

"Enshrined In Crematoria". El maravilloso arte de Arthur Berzinsh.

     En conexión con el apartado visual me gustaría decir que el artwork de “Midian” fue el último que me llamó la atención (obras de arte esas cubiertas de la famosa tetralogía), a excepción de la portada de “Evermore Darkly”, que es de mis predilectas. Así que más que bienvenida esta aportación pictórica.

Con esta penúltima creación surge en mí un nuevo y fogoso deseo de profundizar más en la obra de Cradle, un reenganche a su carrera aunque nunca los dejé de lado. Fue escuchar un par de composiciones y otros fragmentos para intuir que se trataba de un lanzamiento sobresaliente. Y leyendo reseñas en medios especializados uno puede constatar que ese es el sentimiento generalizado. Desde luego sembraron mismas semillas revitalizantes y productivas que para su siguiente entrega. Gran cosecha.

El track listing es excelso, pero siempre hay temas que sobresalen, joyas:
“Yours Immortally”, “Enshrined in Crematoria”, “Deflowering the Maidenhead…”, “Blackest Magick in Practice” y “Right Wing on the Garden of Triptych”.

Horror Victorianorum.

“Cryptoriana – The Seductiveness Of Decay” (2017).
Un postrero viaje en coche de caballos hacia la Inglaterra de la moral religiosa asfixiante; una cripta victoriana. Libros con rostros y almas de Wilde, Doyle, Stoker o Byron. Camino a la poesía de la aflicción, donde esperan exquisitos tormentos… Fue un lamento abisal el que expiré frente a tu tumba. Siento tanto haberte dejado sola… Pero prometo encontrar el camino de regreso desde ese otro lado. No me olvides, mantén encendida la llama.
Dolorosamente bella. Víspera de agosto, asistimos al ocaso del día… Es la hora mágica, vespertina, siéntela. Hablo de una época gris, en la que el puritanismo campaba por las callejuelas empedradas donde resonan los cascos nobles y los gritos de las prostitutas. Un esplendor imperial falso que impone sus reglas mientras tiran a la puta al Támesis. Londres bañado en Sodoma.
Es cuando el pueblo escucha la historia del espíritu vengativo. Su tormento cesó al helársele el corazón pero ahora es él quien pagará la traición. Así conocerás a la bestia por sus garras… Eros y Thanatos, las pulsiones de la vida y de la muerte, inseparablemente unidas. Lo vivo retorna al estado inerte, La Muerte y la Doncella.

     Así en modo flash, diría lo siguiente sobre la última creación de los Filthy: Ninguna instrumental, sin intros o interludios (insertados en propias canciones), 8 temas, 52 minutos, temazos prácticamente todos, calidad suprema del artwork e interior del libreto, ilustraciones nuevamente obra de A. Berzinsh: sorbos de arte, un “Darkest Magick in Practice”, proporcionados en Copa Borgoña de lujo.
Enlazando con la portada, es “El nacimiento de Venus” de Boticelli en versión dark; la Diosa del amor, la belleza y la fertilidad es abordada por tres gracias, ataviadas con ropa de la época, que pretenden corromperla. Obra maestra. Humanismo victoriano.

Al parecer, en respuestas de Dani en careos de diversos metal magazines, el título del álbum proviene de juntar los términos “Crypt” y “Victorian”, cripta victoriana. Nuevamente alusión a aquella época de refinamiento, lo gótico, melodramático, la doble moral, el vicio, el puritanismo, la fijación con la muerte… “buscando la vida después de ésta, más allá del velo”. Victorian Hyms!

“Cryptoriana…” va en una línea musical y compositiva similar a “Hammer…”, y consecuentemente en lo tocante a la calidad. En mi opinión, algo más redondo aquél, quizá por estar la nueva formación más rodada.
No hay tema que baje al notable, así lo veo (y escucho). Y con esto dicho, dicho todo, vamos con el tintero y la pluma de cuervo, honrando a la Gracia Filth.

¿Esperábais la reseña de Cuericaeno? Pues en esta ocasión es otro compañero el que realiza el puzle cryptoriano, mediante un acertado ejercicio de análisis y argumentación anti-haters… reseña CTSOD.

Tenéis que ver esta maravilla de clip, dirigido por el magno Arthur Berzinsh  quien con esas escenas cargadas de romanticismo moribundo, de un increíble realismo cincelado en los cuerpos de actrices y actores, esa combinación, contraste y sensualidad dota al vídeo de una calidad superlativa.

El bello y dramático arte de Arthur Berzinsh.

Para acabar, algunas curiosidades finales:

“Solía pensar que era demasiado bueno para escuchar Cradle of Filth cuando realmente me gustaba el black metal; siempre hablaba mal de sus elementos góticos, pero ahora que soy un poco mayor y crecí fuera de la mentalidad cerrada que tenía y he llegado a entender que aquellos son los que los hacen únicos y pegadizos. Nadie lo hace como ellos” (Comentario en vídeo de Youtube “From the Cradle to the Enslave”)
“ESTA [la de la portada del álbum “The Principle…”] fue mi primera camiseta de la banda cuando era adolescente, dos amantes lesbianas en ella. Madre horrorizada, padre horrorizado, abuela horrorizada, maestros horrorizados. Clavado, 10/10” (comentario de chica fan en Youtube)

– ¿Qué tipos de fans podríamos etiquetar según época?. Están los trues, del «The Principle…» más blacker death, los puristas del «Dusk…» y «Cruelty…» y los que prefieren discos posteriores, con unos COF más evolucionados, los más heavies del «Nymphetamine», los de los Cradle orquestales del «Damnation…», los tralleros del «Godspeed…» Leí en una de las fan page comentario de varios seguidores que tras subir foto de este último álbum hablaban del mismo como el mejor de la banda…


– Dani F. siempre se ha encargado de las letras y de las temáticas, más cuando quedó como único miembro original de la agrupación de la Union Jack. Los músicos que le han ido acompañando han sido los encargados de confeccionar la música, siempre excelsa como la escritura del menudo LovecraFilth.

     Filthy, es hora de arrojar la última rosa escarlata y cerrar la tapa del ataúd. No quería hacerlo sin comentar lo siguiente a modo de epitafio del monográfico.

Han sido casi 14000 palabras en total las tecleadas y vertidas para confeccionar el reportaje, 30 páginas de Word, aproximadamente 50 fotos e imágenes alusivas al universo Filth (más otras tantas en galerías), docena de vídeos, dos meses de trabajo intenso, dedicación, investigación y elaboración y otro tanto tiempo de disfrute, traducido todo ello en una gran satisfacción personal y de Esquirlas de Metal, no en vano, el reportaje es uno de los contenidos más vistos de la web. Gracias a Cuericaeno por su inspiración, gracias a todos/as por estar ahí y por paladear y expandir la Maldad Vampírica Suprema.
Nos vemos en el siguiente monográfico de La Esmeriladora, Metal Splinters.

Autor del reportaje: Pablo Alarcón «Aliscar»

Fotos e imágenes extraídas de diversas fan page de la banda (COF Fan Club, Un-Official COF Fan Club  y alguno más), imágenes propias y de Pixabay.

Fuentes inmundas: 

Metal-archives.com

www.elportaldelmetal.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *