INRI, de Ánima Barroca, a la forja.

CRÍTICA L.D.

Material a pulir: Ánima Barroca
Disco: “I.N.R.I.” (2019)
Procedentes de: Sevilla
Estilo: Metal progresivo, melódico (“Ópera Rock”)
Discografía: Ánima Barroca (2004), Ánima Barroca II (2006), El Camino del Hades (2012)
Fundación: 2002

Formación:
Antonio Mellinas (Bajista)
Pepe Sanchez-Palencia (Batería)
Jesús Martínez (Voz)
Jesús Mª Alvarez (teclados)
Antonio José Álvarez (Guitarra)
Sello: Autoproducido.
Autor de la reseña: Antonio J. Álvarez Asencio
Redes sociales:
Twitter: @BarrocaAnima
Instagram: @anima_barroca
 
TEMAS
01 – El Borde del Infinito
02 – Muerto en Vida
03 – Eva
04 – Vástago de Dios
05 – Estrella de Guía
06 – Legio Sum
07 – Cuarenta Días
08 – El Último Mandamiento
09 – Getsemaní
10 – Oración
11 – Lema Sabactani
12 – Bajo la Cruz
13 – Al Tercer Día
 
 
     ¿Sabéis de aquellos discos que, a las primeras escuchas no “os entran” pero, a medida de que vais dándole más veces al “play” empezáis a notarle cada vez más matices y virtudes? Pues creo que este “I.N.R.I.” de los sevillanos “Anima Barroca” es un buen ejemplo de este estilo de proyectos.
La presente reseña, en orden a los propios calendarios de Esquirlas de Metal tenía que salir a la forja en un espectro de tiempo determinado. Estoy plenamente convencido de que, de salir más adelante, con más tiempo de poso y reflexión sobre el L.P., la valoración se podría ver alterada (para bien). Me interesaba dejar claro este extremo.
Y digo lo cual porque he entendido esta reseña como una de las difíciles, al no tener referencias externas de otras críticas sobre la banda, más allá que la aséptica y reiterada escucha del “plástico” y sin más “feebacks” que el sentimiento que le ha producido la música a quien suscribe estas líneas. Al Turrón:
Con una portada cuidada, llamativa y potente, salida del buen hacer de Bethany Neumann (BN-Design Facebook.com/BethanyNeumann) sobre la ilustración inicial de Manolo Arenas (manue.arenas77@gmail.com), los “Anima Barroca” nos presentan esta disco conceptual que establece un arco argumental extensísimo, y algo confuso en ocasiones, que abarca desde el nacimiento y crucifixión de Cristo, y su posterior renacimiento, tras los tres día de su muerte en la Cruz, alternándose pasajes sobre diferentes personajes, como Eva o el propio Lucifer, por poner algún ejemplo.
 
 
     Una ardua tarea compositiva, teniendo en cuenta todo lo que se puede contar en este lapso temporal, que nos es poco, y que se comienza con el “track” denominado «El borde del infinito», el cual se inicia con un teclado sintetizado, que recuerda mucho a la etapa más progresiva de Avalanch
Empezamos a percatarnos de la cuidada composición en lo que a letras se refiere, con trato delicado así como con referencias y dobles sentidos profundos. Riffs rápidos y concisos con textos en árabe que dan paso a un solo de guitarra que rezuma elegancia elegante.
Magnífica declaración de intenciones, de una de las mejores pistas del trabajo.
Muerto en Vida” inicia con una entrada orquestal acompañada de coros con tintes épicos. Aunque nos había quedado claro en la primera descarga, lo cierto es que Jesús Martínez hace acopio de un notable control vocal no sólo en estas dos primeras pistas, sino a lo largo de todo el disco. Este tema dedicado a Lucifer y su caída a los Infiernos cuenta un ritmo de batería pesado y atrayente que es cortado por un nuevo y bien trabajado riff de Antonio J. Álvarez allá por el último tercio de la composición. Según he podido saber esta pista fue compuesta hace unos 6 años, y cuenta con una atractiva y currada propuesta audiovisual realizada por la Asociación Juvenil Cinemajoven de Sanlúcar la Mayor. Como curiosidad: nuestro Web Master en Esquirlas de Metal, Santi Simón, es quien protagoniza el mismo, siendo los hermanos de los componentes de la banda, quienes hacen las veces de grupo en el videoclip.
     La tercera pista, denominada Eva” no me ha convencido. Pese a que el inicio con guitara acústica me atrajo de entrada, entiendo que las estrofas de la melodía vocal están algo forzadas y no he conseguido notarle el virtuosismo que hasta este momento estaba impregnando el disco. Quizás cuestión de percepciones. Sorpresa por mi parte, al investigar sobre este “track” que existe versión acústica rulando por la red de hace nada más y nada menos 6 años. Entiendo que se trata de un remake del tema compuesto hace años.
La cuarta canción, Vástago de Dios” inicia con punteo de guitarra bastante resultón al que progresivamente se va añadiendo una segunda línea del mismo instrumento y que sirve de interludio y preludio al primer plato fuerte de este ábum. 
Estrella de Guía” fue un acierto por parte de la banda al elegirla como single de presentación del disco. He de confesar que me ha parecido un auténtico cañonazo. El baterista, Pepe Sánchez-Palencia, utiliza las baquetas de una forma soberbia. Me ha recordado muchísimo a “Hybris”, extinta banda de don Pacho Brea, que tenía entre sus filas una batería que era formidable. El estribillo es demoledor y compensa con la dulzura de la tesitura vocal del sr. Martínez en los tramos más “tranquilos”. Única pega (por ponerle alguna) quizás las notas de piano, al final del “track” pueden sonar repetitivas.
     Con “Legio Sum” denotamos melodías vocales con tonalidades arabescas, que me han recodado, con mucho gusto, todo hay que decirlo, a los Sphinx”, en descargas como “Destino sin fe”. He de admitir que me gustan esos matices. Soslayadamente aparecen discretos asomos de guturales. Tema machacón que a la primera escucha engancha y en directo puede hacer las delicias de un buen headbanging.
Sobrepasando la mitad de «I.N.R.I.”“Cuarenta Días” nos plantea un tema algo lineal hasta la segunda mitad donde destaca el riff de Antonio José Alvarez.
En la octava descarga, denominada “El Último Mandamiento”, descubrimos una destacable obertura de ¿violín? que acompaña a un piano dulce y con una melodía trabajada
Cuando el ruido de las bombas impide oír la voz del hombre”
Es de destacar el trabajazo del tecladista a la par de la letra del tema, la cual es bastante profunda, quizás la mejor letra del disco.
Y dentro del podio de composiciones que integran este trabajo se encuentra la genial “Getsemaní”, que simple y llanamente es un temazo: me gusta todo el corte, sin excepciones. La letra es soberbia. La melodía vocal, notable. Los riffs de guitarra: contundentes y solventes. Los cambios de ritmo, sensuales y con garra. Y por último, si con el estribillo demoledor no fuera suficiente, el pasaje con timbales y canticos étnicos, ya es una “sobrada”
En el cáliz del dolor, se encuentra perdida mi vida” … “A cuanto se paga el pecado de Adán?” … “ven a negarme otra vez, como cada amanecer, que cante el gallo en Viernes Santo. Ven a humillarme otra vez, ya no importa quién es quién, solo hay camino al Calvario.”
Parón de ritmo momento para respirar… “Oración” vuelve a tirar de cantos religiosos y diálogo en (¿hebreo?) como antesala de lo que será el último cuarto del disco.
Con “Lema Sabactani” hemos de destacar el hecho de que, a estas alturas del disco, es innegable el gran trabajo de su vocalista, quien se deja la piel, aún por encima de sus propias posibilidades, tema a tema para dar lo mejor de sí mismo, y eso se agradece, pues se ve su implicación absoluta en el proyecto. Cada vez que escucho este track, más me va gustando. (No estaba quien suscribe muy desencaminado sobre que este «I.N.R.I.” es un disco que ha ser paladeado lentamente).
     De nuevo cantos religiosos de inicio nos da la bienvenida “Bajo la Cruz”, donde uso pesado y contundente de la batería por parte Pepe es lo más destacable de esta canción así como ciertos riffs rápidos de guitarras que acompañan a la perfección.
A partir de este punto de las diferentes escuchas comencé a tener la sensación de que el disco se me antojaba largo. Quizás si se hubiera optado por reducir en dos o tres canciones el contenido de este trabajo el resultado completo habría sido más redondo.
Al Tercer Día” me ha parecido demasiado simple como propuesta. He de admitir que la primera frase con expresión “te tendrás que fastidiar” dentro del virtuosismo y las cuidadas letras del plástico me sacan completamente de la escucha, y es la primera frase…
Como ocurriera con “Eva”, “Tártaro”, que viene a modo de Bonus Track, también resulta un remake del tema homónimo que se encontraba en el trabajo de 2012 de la banda, denominado “El Camino del Hades”, donde se puede percibir lo que he denotado en el transcurso de esta reseña y es la evolución de esta banda en estos últimos años y alto nivel de sus integrantes. Melodías épicas y muy desarrolladas hacen de este corte un perfecto y honroso cierre.
Es innegable que es un disco trabajado, complejo y bien planteado, y quizás ahí radica su lado negativo, al intentar abarcar demasiado, sobre todo en lo que la banda nos intenta contar con sus composiciones, que en ocasiones no sigue una un tónica argumental/ conceptual fácil de seguir. El problema radica en la sensación de linealidad que en ocasiones tiene el disco, salvo unas cuantas descargas que son casualmente las más destacables del trabajo, como “El borde del infinito” “Estrella de Guía”, “Getsemaní” o “Lema Sabactani”.
Sin perjuicio de ello, es admirable el serio y trabajado disco de los “Ánima Barroca”, a fin de crear un proyecto tan maduro y que de buen seguro, tendrá una potente versión en directo, pues es innegable la capacidad técnica de sus componentes.
Grados
Por Antonio J. Álvarez A. 750 º / 1000º 75%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *