Pinball Wizard en la Sala X

Adrenalina y emotividad.

Soplete en vivo: Pinball Wizard en la Sala X (Sevilla), 2 de diciembre de 2023

Pinball Wizard despedida

     Después de un corto momento pre-concierto en el bar de la calle, bajamos mis acompañantes y yo a la Sala X para disfrutar del emotivo concierto que iban a dar los Pinball Wizard para presentar su nuevo disco, Dirty Ways, y dar caña antes de su parón indefinido.

Habiendo superado la cordillera de personas en la puerta, entré a la sala. Pese a lo que había llegado a mis oídos acerca de la cantidad de entradas vendidas online, la sala estaba rebosando y me costó llegar hasta la primera fila. Sin embargo, había un vacío demográfico muy grande, un pasillo que se había abierto para dejar pasar a los músicos y sus perras.

Tras un breve recordatorio de la megafonía de que «Lo que pasa en la Sala X, se queda en la Sala X», Memphis (la cantante, por si hay algún despistado) se subió al escenario y llamó con un grito desgarrador: «¿DÓNDE ESTÁN MIS PERRAS?». La sala se quedó en silencio, y llegó el husky siberiano a bailar con Memphis, mientras iban llegando Joey a la guitarra, David al bajo, Álvaro a la batería y más perras a unirse a la danza al ritmo de «Pussycat», el primer single de Dirty Ways.

Sin parar a descansar, empezó a sonar «Beach», el tema que abre el nuevo disco, y «Fueled by Hatred» justo después.

El ambiente ya se estaba calentando cuando Memphis anunció que iban a tocar una canción algo más antigua, un temazo de Pinball Wizard, «Crazy Horse». Se fue animando la cosa, nuestros cuerpos iban olvidando el frío que hacía fuera.

A continuación, Joey (a quien tenía justo delante), presentó «Livin’ in your Lovin’ Way», que fue la primera canción que compuso para Pinball Wizard, hace 18 años (curioso, porque él tiene 21… doble guiño), y se podía ver que estaba muy alegre de tocarla. Aunque sea antigua, a mí me parece uno de los mejores temas de la banda, y bien que demostró el público su aprobación con grandes aplausos.

Pinball Wizard en la Sala X
Pinball Wizard en el primer tramo de su concierto.

     Durante la interpretación de «Shout it Out And Break the Sound» se subió al escenario un hombre tocando la armónica, un señor llamado Agustín que recibió la cálida bienvenida del público. Agustín tuvo que despedirse del respetable en la siguiente canción, «Money Down», no sin antes liarla con la armónica en el escenario.

«Dentro de la ley», de Los Zigarros, es la cover que tocaron a continuación, y nosotros ya lo sabíamos porque el guitarrista Joey se puso su gorra de policía. Esta sería la primera canción del concierto en la que Memphis cantara en español, pero no la última; y cuando venían los coros del estribillo la sala se derrumbaba gritando «¡Dentro de la Ley!».

Después de la interpretación de otro tema del Dirty Ways, «Food Chain», se subió al escenario Elia Wolf a apoyar a Memphis en «Thank U», y le dieron poderío a esos coros que en el disco suenan algo más flojos.

Luego le dieron caña a dos de las canciones de su nuevo disco: «Dodging Bullets» y «O todo o nada», la segunda canción del concierto en la lengua natal de los músicos.

En «A Lady in My Song», también del último álbum de la banda, llegó Juan al escenario, un saxofonista, y aunque al principio de la canción no se le escuchó bien, quizás simplemente porque le tocaba tocar suave en ese momento, pudimos apreciar todo el potencial del instrumentista durante su solo.

Pinball Wizard en la Sala X
Pelo Pantene

     Tras tocar «A Lady in My Song», los músicos abandonaron el escenario y se obligó al público a separarse del escenario. ¿Por qué? Porque ahí sería donde bailaran sus perras mientras los músicos cambiaban sus ropas.

Una vez acabado el espectáculo canino, que por cierto daba frío verlos con tan poca ropa en otoño, los Pinball Wizard volvieron al escenario con los atuendos que lucían en la portada del Dirty Ways para tocar la canción que da nombre al disco.

Continuaron con «Blah Blah Blah», de su EP Make Millennials Great Again, acompañados por el músico senegalés Birane, que transforma la canción rapeando y animando al público sin parar.

Después de la magnífica interpretación de «Everybody», uno de sus nuevos temas, subió al escenario uno de los primeros baterías de la banda, Jesús, el hermano del guitarrista Joey, para tocar «Come With Me» y echar la Sala X abajo con los porrazos que le metía a los parches, que nos invitaban a darlo todo en aquella canción.

Pinball Wizard en la Sala X
Amor por el instrumento.

     Jesús se despidió para que volviera Álvaro a darle caña a las baquetas al ritmo de «Crazy for Me», la canción de la que cualquier sevillano rockero que se precie se sabe, al menos, los coros del estribillo (porque si no lo cantas, Joey te señala ante todo el público, como le ocurrió a un distraído Puli en el Lilith Fest). Así, después de un ensayo para que la banda viera qué tal gritábamos «Give up!», dirigidos por Memphis, en el cual Joey pilló a un pobre hombre de la barra que no había cantado como se esperaba, los Pinball le dieron caña al tema (y el público también, yo por lo menos salí con la garganta destrozada).

Aunque si nos hubiéramos movido tanto en un día normal nos habría dado algo, la música de los Pinball nos daba energías para seis canciones más, empezando por «Darkest Room» de su nuevo disco, que como algunos sabréis tenía como invitado en la versión de estudio a Antonio Pérez Colorado, que no pudo venir a cantar en la Sala X, de modo que (inesperadamente incluso para los otros miembros de la banda) Álvaro se ofreció a cantar las partes de Antonio además de tocar la batería, las dos cosas a la vez.

Y dejó al público boquiabierto, desde luego, con esa voz, de tal manera que cuando interpretaron, después de «Shame!», «Vertigo», el respetable exigió que Álvaro cantara las partes de Jaime Moreno (quien tampoco pudo estar presente esa noche), pero en esta ocasión se lo dejó todo a Memphis. «Vertigo» es, además, una de las canciones que más les ha gustado a quienes han escuchado el álbum Dirty Ways.

Tras ello, vinieron «Maldición» (la tercera canción en español del concierto), «Hot Dust» para que estuviéramos al límite, y para rematar quemamos la sala entera, le prendimos con fuego con «We Will Burn», y con ese incendio de música, emoción y mucho sentimiento de los músicos, Memphis, David, Álvaro y Joey se despidieron del público y nosotros respondimos con un fuerte aplauso.

Pinball Wizard en la Sala X
Las emociones a flor de piel al terminar el concierto.

     El problema de hacer un crónica canción por canción es que a veces no recuerdas si algo ocurrió en una canción o en la otra, como los cambios de posición entre David (al que la mayor parte del tiempo tuve muy lejos) y Joey (al que podía oler, casi). Gracias a este cambio de posiciones, disfruté también del espectáculo a las cuatro cuerdas ejecutado por David y creo recordar que posó para una foto que saqué, aunque creo que se fue antes de que yo le diera al botón, pero en fin.

Además, yo, que soy muy pesado, estuve siempre atento por si alguno cometía un fallo, a ver cómo reaccionaban, y creo recordar que hubo un riff en el que Joey metió levemente la pata, y vi en su cara dibujada una sonrisa. Así deberíamos reaccionar todos a nuestros errores en los riffs de la vida: Joey sí que sabe.

Una vez finalizado el concierto, pude hablar con los miembros de la banda y hasta conseguí el disco firmado por todos ellos.

Un verdadero espectáculo, inolvidable.

Pinball Wizard en la Sala X (Sevilla) - 02/12/2023

¿Más crónicas de conciertos? En nuestra sección Soplete en vivo.

¡Hasta el próximo metal-sarao, metal splinters!

Texto: Lord Caldemort

Fotos: El Puli de Cádiz

Un comentario

  1. La mejor crónica que he leído nunca!
    Enhorabuena Pinball por el concierto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *