Skylark. El culto de la Alondra. Así veíamos a la banda italiana en 2016.

El Universo Alondra. Así analizábamos en 2016 a Skylark, banda italiana Power/Rock Melódico, de culto.

     Retomo el revoloteo de una de mis dos bandas de culto, Skylark, y finalmente he migrado el contenido que elaboré en 2016, de lo primero que publiqué en el blog de EdeM.

Decía en la única entrevista que nos concedió Eddy Antonini (fundador) que era banda a la que seguía el rastro desde sus orígenes, y que bien podríamos considerarla o catalogarla como “banda de culto”, definiéndola siempre como una formación peculiar por diversos motivos que luego sabréis.

     Como tantos otros, descubrí a los italianos a finales de los ´90, con su disco más powermetalero Divines Gates, Part I. Gate of Hell. Lo que más me llamó la atención fue ese Metal Melódico (rozando el Rock Pop con partes más duras) con la voz peculiar de Fabio Dozzo junto con las estructuras de teclado del líder de la formación, Eddy Antonini, con el plus del encanto particular sin parangón de las portadas del Maestro Luis Royo.

Creo que fue esa la combinación que hizo acercarme al combo italiano, y en concreto a esos «Gates», como se les llama por los fans. A día de hoy tengo absolutamente todo lo editado por el grupo, incluidas copias de ediciones especiales (formato A5), recopilatorios, rarezas, alguna edición japonesa, etc. 

Entro a analizar la idiosincrasia y también la repercusión que el conjunto de Antonini, su padre/fundador, ha tenido en la escena metalera a nivel internacional, sobre todo en el mercado asiático, en países como Japón (sacaron ediciones especiales y hasta han grabado canciones en japonés en su último disco, incluida una versión de la cabecera de la mítica serie de dibujos animados `Mazinger Z´…); Corea del Sur, Taiwan y China y hasta en Tailandia igualmente tienen eco aunque no sabemos con certeza en qué medida, dado que la info es escasísima para poder corroborarlo (arriba podéis ver carteles anunciantes de giras y capturas de pantalla de Facebook de los locales donde han tocado recientemente). No hay fotos de los eventos, eso sí, que son set en acústico estos últimos.
Skylark en la etapa de Ashley.
Aquí os enlazo a info de su compañía discográfica (Underground Symphony) donde resaltan la importancia de la banda en esos lares y hablan sobre sus comienzos y éxitos, entre otros, más de 200000 copias vendidas y diversos `hit position´.
Hace muy poco he intentado ponerme en contacto con el grupo y también con sus dos miembros permanentes (Eddy Antonini y Roberto “Brodo” P.) para concertar entrevista para el blog pero hasta la fecha no he recibido respuesta*. Es como si la banda fueran aquellos Def Con Dos primigenios de fachada sin alma, como si Skylark sólo existiera como marca registrada sin actividad real, sobre todo en estos últimos años, y si hablamos de conciertos en directo el misterio es áun mayor.
 
* Menos de un año despúes, conseguí entrevistar a Eddy A. Aquí puedes leer el careo.
Volviendo a la obra de la formación alpina, aún destacando esos trabajos más exitosos, los «Gates», creo que Skylark es más una banda de culto por ciertas circunstancias que un grupo con la calidad suficiente para estar entre los grandes, y nunca les he considerado una formación de Power Metal propiamente dicho, de hecho no lo es, porque su estilo, salvo esos discos antes mencionados, apunta más al Metal Melódico coqueteando con estructuras cercanas al Pop, diría yo. Desde luego el Gate of Hell y el Gate of Heaven constituyen su etapa más Power, pero el resto de su discografía gira más entorno al sonido más melódico popero, menos heavy, sobre todo desde la entrada de la vocalista Kiara Laetitia, micro-modelo más que voz (craso error en mi opinión, y en la de la gran mayoría de fans, por los comentarios que he podido leer en la red).
También decisión equivocada el seguir con la americana Ashley Watson al frente de la formación, pues tampoco da la talla. Sí hubiera sido todo un acierto, al menos en estudio, hacerse con los servicios de Barbara Inzirillo, voz con personalidad, fuerza y calidad, si la filosofía de la sociedad Antonini & Potenti era que una fémina guiara a la Alondra (debieron mantener a Dozzo; el tiempo lo ha demostrado).

Por otra parte, el Metal italiano, el Epic Power clásico, no ha solido caracterizarse por ser un estilo brillante, sino que está plagado de formaciones mediocres que aprovecharon el tirón del género a finales de los noventa y principios del siglo veintiuno para subirse al carro y aguantar hasta que muchas perecieron. Rhapsody es todo lo contrario y Labÿrinth pudiera considerarse una excepción, o apurando White SkullThy Majestie o Secret Sphere (fuera de ese estilo y tirando al Metal Extremo tienen algunas buenas bandas: Stormlord, Lacuna Coil, Graveworm, Fleshgod A. en la actualidad o Ade). Y que conste que ese estilo me encanta, con esa temática fantástica épica, los artworks, arreglos orquestales, coros… pero una cosa no quita la otra, y en su día, allá por 2005 cuando el género empezó a decaer, muchas bandas poco profesionales colapsaron el mercado y todo se esfumó como un sueño.

Recuerdo aquellas Sigma,  (aún vivos, van a editar un directo en Japón), Domine, Heimdall, Hiperion, Drakkar, Centurion, Artemis, Pandemonium, Highlord,… y ya en otros lares los fineses Celesty, Dreamtale o los suecos Persuader o Isengard, etc, etc. Y en España también tuvimos eclosión, como en todo el mundo (Red Wine, Eternal Night, Sorcery…) A este género del Power Metal dedicaremos algún día un reportaje íntegro.*

[* ¡Dicho y hecho! Podréis empaparos del Epic Power Metal con el especial que saldrá en breve.]

«Con sus virtudes y sus defectos, Skylark es sin duda alguna una rara avis en el panorama metalero internacional y me sigue fascinando como banda de culto.»

Os dejo con alguna curiosidad sobre la banda como esta entrevista al baterista de entonces (Carlos Cantatore, 2001); en ella comenta sobre el origen del nombre de la banda… “Carlos (Cantatore): El nombre Skylark es del mejor sandwich que se sirve en un PUB Heavy Metal donde la primera formación de la banda solía ir a cervecear… las palabras sonaban bien y cuando tuvieron que elegir el nombre del grupo Skylark asomó como la solución correcta incluso por su significado: ¡el pequeño pajarillo que volaba cantando en el cielo!»

Dejo enlace por si interesa leer el careo completo: powermetal.cl/entrevistas/skylark-carlos-cantatore-2001

Y mención especial, en cuanto a episodios «rarunos», para su único “directo” editado, en formato DVD, difícil de encontrar… No se entiende que una banda de su calibre haga semejante despropósito, con ese corta y pega de público en lo que entendemos que es o una falsa actuación en vivo o una edición horrible por parte de la empresa encargada de las mezclas, porque es evidente que si bien es música en directo, las tomas son de otro show y están retocadas, con overdubs aunque Antonini lo niegue en el careo que le haríamos meses después… incomprensible:

Aún así, con toda esta crítica, me sigue fascinando en buena medida esta banda llamada Skylark que siempre me recordará una espléndida época de disfrute metalero que algún día volverá por aquello de lo cíclico. Y hay que reconocer que cortes como este de más abajo, «Belzebú», dignifican a Antonini y Cía. y honran al género.

Con sus virtudes y sus defectos, es sin duda alguna una rara avis en el panorama metalero internacional y como tal “fenómeno” desde EdeM seguiremos indagando sobre la historia y devenir de esta singular agrupación powermetalera. Seguiré disfrutando de la Alondra mientras siga surcando los cielos. ¿Regreso en 2.019?.

Nada más. Deseo que haya gustado este primer pulido de «La Esmeriladora» con el monográfico de Skylark y ¡Que vuelva el EspírituDozzo! Saludos y a perpetuar este hilo.

Para acabar, no podían faltar las magníficas portadas que anteceden y arropan a la música de Skylark, arte visual (una buena parte del artista español Luis Royo):

Así acaba en agosto de 2016 el primer contenido creado para lo que por entonces era un blog, recién avivada la llama de EdeM. Esto es un auto homenaje a aquel tiempo en que iniciaba yo este maravilloso proyecto llamado Esquirlas de Metal, en solitario, y que afortunamente poco a poco ha ido convirtiéndose en una gran familia.

Autor del artículo: Pablo «Aliscar» Alarcón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *