Puto Rock and Roll. Wild Krash.

Mia Wallace se empapa a chupitos de "Hard Liquor" y del incendiario Rock de la formación sevillana.

CRÍTICA L.D

Material a pulir: WILD KRASH, disco “Wild Krash” (2.017).
Banda procedente de: Sevilla.
Fundación: 2.017
Estilo: Rock
Discografía:
«Wild Krash» (LP) 2.018
 

Sello discográfico: Autoedición.

Redes:

Facebook.com/WildKrash

Youtube/wildkrash666

Autora de la reseña: Mia Wallace

«Hard liquor: Any of the many alcoholic beverage that gets you drunk faster than beer or wine due to a higher alcohol content like the music of Wild Krash takes over your body with a riff.»

¿Qué podría tener de interesante un grupo que suena a…, que se parecen a…., que parecen copia de…? Hard Rock clásico, Heavy Metal de toda la vida, letras convencionales, sex, drugs and rock and roll, alcohol, fuego y gamberrismo en estado puro; nada nuevo que aportar…Suficiente, siguiente grupo, por favor.
 
Que no os induzcan al error, estamos ante un disco único en su especie. Aunque a simple vista, mirando la portada, pueda parecer un grupo de Death Metal, si os fijáis bien podréis ver exactamente lo que es este disco, un “krash!” al cristal de la música, la han hecho añicos y con todos esos trocitos han compuesto once canciones sin desperdicio alguno. Han conseguido que cada una de ellas tenga su propia alma y tenga la importancia que se merece dentro del conjunto, no hay temas de relleno, se disfrutan desde la primera hasta la última canción. A pesar de ser en inglés, son letras fáciles de cantar, cosa que yo, como amante del canto en la ducha y en el coche con conocimientos básicos de inglés, agradezco bastante; con estribillos muy pegadizos y ritmos contagiosos, de esos que te hacen coger el palo de la fregona a modo de guitarra y recorrerte la casa cual Angus Young por el escenario, aporrear el volante con tus baquetas imaginarias mientras los escuchas en el coche y no querer llegar a tu destino porque quieres seguir escuchándolos. 
Eso es lo que transmite Wild Krash, pura energía que contagía con una guitarra arrolladoramente impecable. También hay hueco para las bajonadas, «Wasted Life« pone el punto tranquilo al disco, aunque lo resuelven de manera magistral con menos de dos minutos de elegante balada. Todo lo demás, caña de la buena: «Under Fire«, «Sons Of The Night«, «Road For Hell« o una de mis preferidas, «Let’s Go«.
Haciendo honor a la canción presentación del disco, «Hard Liquor«, y su videoclip, no cabe otra comparación para las canciones que la de un chupito. Y es que sí, cada canción es como un chupito de bourbon que estrofa tras estrofa, riff tras riff, grito tras grito, se te va subiendo y conquistando todos los sentidos del cuerpo, dejándote con ganas de más, con ganas de poder disfrutarlos en directo. Altamente adictivo.

«Cada canción es como un chupito de bourbon que estrofa tras estrofa, riff tras riff, se te va subiendo y conquistando todos los sentidos del cuerpo, dejándote con ganas de más. Altamente adictivo.»

     Viko, Kanina y Johnny, son los tres tipejos que están detrás de Wild Krash y que se bastan y se sobran ellos solitos para defender su primer disco de forma brutal. Un disco que, si no lo tienes ya, no sé a qué estás esperando. Un disco tan potente y seguro de sí mismo que, físicamente, no necesita más que un sencillo libreto con las canciones. Yo hubiera añadido una nota al mismo: escúchese degustando un whiskey on the rocks.
Es Heavy Metal, es Rock And Roll, es Blues, es Hard Rock, es Rock canalla, es…Pasión.
¡Larga vida a Wild Krash!
Grados
Por Mia Wallace 650º / 1000º 65%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *